DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Por qué llora Jesús?

Día 208

“Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve. Jesús lloró” (Juan 11:33-35).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Isaías 25:7-9; Mateo 23:37; Juan 20:14-16; Colosenses 1:27; Hebreos 4:15; 5:7-8; 1 Pedro 1:20-21; Apocalipsis 7:17; 21:4.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

“Jesús lloró”. Esta frase nos brinda una radiografía del corazón de Jesús. ¿Quién no ha llorado? Llorado de alegría, de desesperación, frustración, por ser incomprendido, por sentirse inútil, por sentirse solo, y por muchas otras circunstancias.

Jesús nos entiende, y nos entiende a fondo, pues Él tuvo nuestras mismas emociones. Sus "fibras" fueron idénticas a las nuestras, y ¡en todo! Él "fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado" (Hebreos 4:15b).

¿Lloró Jesús por Lázaro? Los que vieron llorar a Jesús dijeron: “Mirad cómo le amaba”, pero antes de esto dice que cuando vio que María y los judíos lloraban, “se estremeció en espíritu y se conmovió”. No creo que Jesús lloró por Lázaro, porque Él sabía que lo iba a resucitar, sino porque sintió el dolor de Marta, de María y el de los judíos. Él lloró por la desesperanza de sus amigos. Jesús está con nosotros en los momentos alegres, pero también en los momentos de dolor. Lloró porque como personas aún no entendían quién realmente era su amigo: Jesús, el Hijo de Dios, el mismo Dios omnipotente: “Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano... Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?” (Juan 11:31, 37).

Hoy la Escritura nos lleva a un nivel más alto que Marta, María, y los visitantes. Hoy sabemos que Jesús es "la resurrección y la vida; vida en abundancia y vida eterna". Hoy sabemos que Él es la esperanza, la única esperanza, y para cualquier situación.