DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Las claves de la fe I

Día 205

"Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" (Juan 11:22-25).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 18:20; Juan 14:13-16; 1 Corintios 13:13; 1 Tesalonicenses 5:8; Santiago 4:3.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La fe se fundamenta en la oración: "Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará". Sin el conocimiento de Dios, que proviene de nuestra relación con Él, no hay fe. El conocimiento de Dios y nuestra relación sólo se aviva a través de la oración y de escuchar (leer, oír y obedecer) la palabra de Dios.

La oración de fe está dirigida directamente a Dios y sólo a Dios: "todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará". Sólo la respuesta de Dios satisface nuestra fe.

La fe se fundamenta en la palabra de Jesús. La palabra que asegura y que confirma: "Jesús le dijo: Tu hermano resucitará". La palabra de Dios, la lectura de la Biblia y la respuesta de Él mientras oramos nos dan la seguridad de su amor. Él nos concederá nuestras peticiones a su modo, y siempre pensando en el bienestar nuestro, es decir, fortaleciendo nuestra relación con Él.

La fe se activa cuando creemos la palabra de Jesús, y literalmente: "Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero". La palabra de Dios es la semilla de la fe: "Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios" (Romanos 10:17).

La fe es en Jesús, no en nuestras oraciones, ni en nuestros sacrificios, ni ayunos. Es la fe en Él y sólo en Él: "el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá". "... Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa" (Hechos 16:31).

La fe se fundamenta en quién es Jesús: "Yo soy la resurrección y la vida". Depositamos toda nuestra confianza sólo en Él: el "YO SOY".