DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Algunos principios sobre la fe

Día 201

“Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto; y me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis; mas vamos a él” (Juan 11:14-15).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Juan 11:4; 2:11; 1 Corintios 13:13; 1 Tesalonicenses 5:24; 1 Juan 5:13.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús es el autor y consumador de la fe (Hebreos 12:2): "Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle" (Juan 11:11). Nuestra tarea como creyentes es creer en Jesús. Podemos confiar plenamente en Él, en sus palabras, en sus promesas, en sus acciones, en su salvación y en todo lo que Él hace en nuestra vida. Podemos entregar nuestras necesidades a Él para que Él obre de acuerdo a su voluntad, misericordia, gracia, justicia y verdad.

Nuestra comprensión de lo espiritual es limitada (y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño), y siempre debemos depender de la palabra de Dios y en este caso de las palabras de Jesús. Él conoce a Dios íntimamente y todo lo que Dios es, Jesús es, todo lo que Dios conoce, Jesús conoce: "Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto".

La fe genera esperanza, la esperanza genera realidad espiritual y aún material: "mas voy para despertarle". La esperanza y la fe se basan no en nuestra oración, o ejercicios espirituales, sino en el carácter, amor, santidad y fidelidad de Dios. Él dice, Él hará. Él promete, Él cumple. La fe y la esperanza son para nosotros, los resultados de éstos en el actuar de Dios, son para nosotros, y especialmente para afirmar nuestro conocimiento de Dios, nuestra dependencia en Él para así fortalecer nuestra fe, confiando absolutamente en Él.

Jesús se alegra porque sabe que con este milagro la fe de sus discípulos iba a incrementarse y Jesús también se alegra por nosotros cuando en momentos difíciles nuestra fe se fortalece.