DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


División

Día 191

"Volvió a haber disensión entre los judíos por estas palabras. Muchos de ellos decían: Demonio tiene, y está fuera de sí; ¿por qué le oís? Decían otros: Estas palabras no son de endemoniado. ¿Puede acaso el demonio abrir los ojos de los ciegos?" (Juan 10:19-21).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Lucas 12:51-53; Juan 9:16; Hechos 14:4; 1 Corintios 2:14-16.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

 
La división entre las personas se da en todo ambiente. No todos pensamos de la misma forma. Como resultado de la sanidad del ciego Jesús expresa: "Yo soy la luz", "Yo soy el buen pastor", "mi vida doy por las ovejas", "yo pongo mi vida", son el resultado de su relación con el Padre, que le da autoridad sin igual.

Cuando alguien posee autoridad espiritual llama a la sujeción. No a una sujeción de inferioridad, sino a una sujeción de reconocimiento de la autoridad.

Cuando alguien es llamado a sujeción tiene dos vías, o se sujeta, o se rebela. En el caso de las personas mencionadas en el pasaje, unos se sujetaron y otros se rebelaron.

Por lo general, la falta de sujeción se da maltratando a la persona que tiene autoridad o denigrándola. Este es el caso de los opositores: “Muchos de ellos decían: Demonio tiene, y está fuera de sí; ¿por qué le oís?” Aquellos que se oponen o no se sujetan a una autoridad debidamente establecida, por lo general tratan de desviar a aquellos que se sujetan: "¿Por qué le oís?"

Hoy tenemos la disyuntiva de sujetarnos a Jesús, o de rebelarnos. ¡Cuando conocemos a Jesús no podemos permanecer neutrales ante Él! ¡O somos, o no somos! Pero, si le recibimos nos convertimos en sus hijos y nuestros ojos son abiertos para poder entender las verdades espirituales para que con Jesús nos podamos someter a la voluntad de Dios y agradarle con nuestra vida.

Aunque Jesús es la Luz del mundo, muchos lo rechazan; también nos rechazarán a nosotros, sin embargo, sigamos siendo luz y amando a otros.