DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Sin acepción

Día 189

"También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor" (Juan 10:16).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Job 34:19; Isaías 53:11; Marcos 11:17; Juan 11:52; Hechos 18:10; 10:34; 1 Corintios 12:13; Efesios 2:4, 14; Colosenses 3:11.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

  1. Jesús es el "buen pastor" y Él da su vida por sus ovejas. Muchos se han equivocado limitando el tipo de ovejas por las cuales Él ha dado su vida.
  2. Jesús, como luz del mundo, (Juan 1:9), es Luz para todo el mundo. Su amor no es excluyente, por el contrario, incluye a toda persona que haya existido: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16).
  3. Su amor y pasión son sin igual. Jesús dice: "tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer". Su amor es profundo, Él debe traerlas al redil. Ese es su imperativo, su pasión. Él está intercediendo por "aquellas [a quienes] también debo traer". Su misión es incansable.
  4. Cuando anunciamos las Buenas Nuevas con los no creyentes es muy emocionante participarles que desde antes de la creación Él ya nos había amado con amor eterno y que desde la eternidad, ya nos había escogido para ser suyos.
  5. Él a través del Espíritu Santo continuará llamando y llamando hasta que las "otras ovejas", escuchen su voz.
  6. Esta es una promesa para un mundo perdido, para las personas que amamos y que todavía están en oscuridad, para todo aquel que está perdido. Jesús nos asegura hoy: "habrá un rebaño, y un pastor".
  7. Oremos para que Dios nos dé su pasión y amor por los perdidos y para que en medio de tantas voces, ruido, confusión y distracción, muchas más ovejas puedan escuchar la única voz que más importa, la voz del Pastor.