DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


La relación más importante

Día 186

"Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas" (Juan 10:14-15).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 3:17; 17:5; 26:39; Juan 17:20-23; 1 Corintios 6:17; 1 Juan 3:1.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Las relaciones son el asunto más importante de la vida: Compañeros de trabajo o escuela, conocidos, amigos, familiares cercanos (padres, hermanos), familia extendida (abuelos, sobrinos, nietos, etc.), la familia (hijos). Hay relaciones íntimas, en donde se comparte todo el ser (el cónyuge) con quienes se tienen los mismos ideales, sueños, visión para la vida, lealtad e intimidad.

Si no nos relacionamos, literalmente estamos al borde de la locura, o hay algo muy malo que no permite que otros se acerquen a nosotros.

Cuando Jesús menciona que conoce a las ovejas y que las suyas lo conocen, Él quiere la más profunda de las relaciones. Él nos conoce y ¡quiere que lo conozcamos!

La relación con Jesús es necesaria, imperativa, y es la más importante de la vida.

Jesús quiere que tengamos la misma relación que Él disfruta con su Padre. La palabra clave es: "ASÍ". Es decir, de la misma manera. "Así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre".

Jesús pagó el mayor de los precios para relacionarse con nosotros: “Y pongo mi vida por las ovejas”. El precio es incalculable. Le costó un sufrimiento horrible, su vida física, pero aún más, le costó su relación con el Padre. También le costó al Padre perder su relación por un tiempo con su Hijo, ver la agonía y el sufrimiento de su Hijo al separarse de su Padre amado.

A nosotros no nos cuesta nada, ya está disponible para aquel que la quiera. Él ya nos conoce, necesitamos conocerlo a Él más y más. No nos perdamos la mejor de las relaciones ¡ser uno con Jesús!