DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


El que pertenece a Dios

Día 166

"Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis. ¿Quién de vosotros me redarguye de pecado? Pues si digo la verdad, ¿por qué vosotros no me creéis? El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios" (Juan 8:45-47).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 5:21-22; 5:48; Juan 1:11-13; 1 Juan 3:4-9 .
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús demuestra que clase de personas son las que lo persiguen. Éstas son de su "padre el diablo, y los deseos de [su]... padre" (Juan 8:44) hacen. Son homicidas (matan con la lengua, Mateo 5:21-22), no siguen la verdad, son mentirosos e hijos del mentiroso.

Aunque están dispuestos a matar físicamente si no hubiera ley, al fin de cuentas estos fariseos religiosos ingeniaron la muerte de Jesús. Realmente, comenzaron con abusos verbales, ironías, dañando la autoestima, apabullando para no dar respuesta, ridiculizando públicamente, utilizando la familia de Jesús y los rumores de Nazaret.

Una persona que es de Dios, siempre es veraz. Se asemeja a Jesús, expresando su ser con la frase: "Digo la verdad".

Los creyentes son personas completamente transparentes, no buscan sus intereses personales sino los del Reino. No manipulan ninguna circunstancia para beneficiarse a sí mismas ni verbal ni físicamente. No necesitan protegerse pues tienen a Dios como su Protector.

Una persona que es de Dios no es pecadora: "¿Quién de vosotros me redarguye de pecado?" El cristiano no peca, no practica el pecado. De cuando en cuando se equivoca, pero sus intenciones son puras y no hace nada para hacerse daño o dañar a otros. Son perfectos en intensión como su Padre celestial (Mateo 5:48).

Una persona que "es de Dios, las palabras de Dios oye", es decir, está hambriento de escuchar a Dios, de leer y conocer a fondo la Palabra de Dios. Es una persona que está atenta a la voz interna de Dios en su corazón, lo oye y lo obedece.