DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Ironía burlona e insolente

Día 154

“Ellos le dijeron: ¿Dónde está tu Padre? Respondió Jesús: Ni a mí me conocéis, ni a mi Padre; si a mí me conocieseis, también a mi Padre conoceríais" (Juan 8:19).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Juan 1:18; Efesios 1:17; Colosenses 1:10; 2 Timoteo 2:25; 2 Juan 1:9;.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La frase: "¿Dónde está tu Padre?" de parte de los fariseos es insolente, irónica y burlona.

Ellos están cuestionando la identidad terrenal de Jesús, refiriéndose a la historia de José. Se sabía que José no era el padre terrenal de Jesús. Ellos, cuestionaron aun su familia. Son bajos, y tocan lo personal para dañar.

La ironía, la insolencia, la burla es una señal de que las personas estan espiritualmente en gran necesidad, de que estan en pecado. No aman a su prójimo porque aún no conocen a Dios. Tal vez sean religiosos, estudiosos y de mucha tradición, pero necesitan que alguien los ame y los ayude a salir de su ruina espiritual.

Jesús no responde en el mismo nivel. Por el contrario, pasa al plano espiritual. Para salir de la ruina espiritual hay que conocerlo a Él, y al conocerlo a Él se conocerá al Padre.

La ironía, la burla, la insolencia no se puede corregir suprimiendo nuestra volatilidad, aunque ésta requiere disciplina y práctica. La cura para la insolencia y la burla es el cambio de adentro para afuera. Cambio de carácter.

Conocer a Jesús en este pasaje no se refiere a haberlo visto o saludado. Se refiere a experimentar una intimidad con Dios.

Intimidad es el conocimiento del Hijo, saber que realmente ese es el hijo de Dios, y disfrutar de continuo su presencia y amor. Una relación constante, creciente, transformadora es la que nos lleva a la acción y a presentar a Dios a otros a través de Jesucristo.

A Jesús le preguntaron: “¿Dónde está tu Padre?” Respondamos con certeza: "Él vive en mí".