DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿La última oportunidad?

Día 147

“... Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella” (Juan 8:3-7).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 9:11; 7:2-4; Romanos 3:23; 5:8; 6:23; 1 Timoteo 1:15.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La fiesta de los tabernáculos ha concluido y "los principales sacerdotes y los fariseos enviaron alguaciles para que le prendiesen", pero no pudieron.

Ahora estos mismos individuos le llaman "maestro", y están "tentándole, para poder acusarle".

Para dañar a Jesús usan el pecado de otra persona, "una mujer sorprendida en adulterio". Puesto que la ley judía ordenaba apedrear a estas personas, ellos ya la habían condenado. ¡La mujer no debía tener otra oportunidad! ¡Debía morir!

Jesús los ignora y "escribía en tierra con el dedo". Y les hace una declaración que hoy es penetrante para todos nosotros: "El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella".

Con estas palabras notamos nuevamente lo rápidos que somos para criticar y condenar a otros y lo lentos para reconocer los propios errores y pecados. Satanás es el acusador y a veces nos ponemos de su lado olvidándonos del versículo que dice que “el amor cubrirá multitud de pecados” y otro que dice: “Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio” (Santiago 2:13).

Pero, estas palabras también nos dicen que a nosotros también se nos concede otra oportunidad. Jesús es el Dios de nuevos comienzos, de nuevas oportunidades, de restauración y reconciliación. Y nos da vida nueva, abundante y eterna.

¿Qué haríamos? “Si no fuera por su gracia y por su amor”.

¡Qué consuelo y qué paz poder escuchar del mismo Jesús: “Ni yo te condeno; vete, y no peques más” (Juan 8:11b).