DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Preservando la vida

Día 125

"Después de estas cosas, andaba Jesús en Galilea; pues no quería andar en Judea, porque los judíos procuraban matarle" (Juan 7:1).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 10:33; 12:30; Juan 16:33; Efesios 5:15-17.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

En Judea Jesús sanó a un paralítico en el día de reposo. Muchas veces el hacer la voluntad de Dios trae incomprensión y oposición como lo expresa el Evangelio de Juan en 5:18: "Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios".

Por lo tanto Jesús "no quería andar en Judea porque los judíos procuraban matarle". La actitud de Jesús de preservar su vida nos indica lo que debemos tener en cuenta como cristianos.

No tomar acciones arriesgadas por gusto. Jesús sabía que aún no era la hora de cumplir el propósito de Dios para Él. El Señor moriría en Judea dos años después, pero sabía que aún tenía que cuidar a su grupo de discípulos. No sería imprudente con sus acciones y cuidaría su tiempo con la mejor mayordomía.

Hay creyentes hoy que están siendo martirizados y arriesgan su vida por el evangelio. Ellos saben que están en el centro de la voluntad de Dios. Debemos orar constantemente por la iglesia perseguida. Un día la persecución será apabullante y casi mundial. Debemos estar listos para confrontar ese nivel de sufrimiento.

Sin embargo, si hoy aún existe libertad de culto y de proclamar el evangelio, es la hora de ser prudentes y aprovechar la libertad civil para extender el reino de Dios de la forma más eficaz y efectiva antes de que se cierren puertas en algunas de nuestras naciones.