DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Buitres que comen pan en vez de carne

Día 120

“... Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo” (Juan 6:47-51).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 5:3; 24:28; Lucas 22:19; 1 Corintios 10:16.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La palabra clave de estos versículos es pan: "Yo soy el pan de vida"; "este es el pan que desciende del cielo"; "Yo soy el pan vivo". Si hay un Pan verdadero, es Jesucristo. Él es el único que da vida, el único que viene del cielo, y el único que hoy está vivo. El que come del verdadero Pan, no morirá y "vivirá para siempre". Jesús anuncia que Él como "pan" entregará por completo "su carne" y que Él la da "por la vida del mundo".

En la antigüedad, esta enseñanza bíblica se mal interpretó mucho, y culpaban a los cristianos de caníbales. La enseñanza de Jesús no es literal. Él dice: Yo soy el verdadero alimento; Yo soy quien realmente satisface; Yo soy quien realmente nutre. ¿Cómo comemos de Él? La clave es total dependencia, obediencia y adoración a Jesús. Cualquier otra dependencia que no sea en Jesús, por sana que parezca, trae muerte. Jesús dijo: "Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron".

En Mateo 24, Jesús presenta a los cristianos como buitres (la versión Reina Valera dice águilas). Este pasaje habla sobre la señal del fin de los tiempos ("¿y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?"). Cuando los cristianos estemos tan desesperados de su Presencia, seremos como aves de rapiña buscando a toda costa "el cadáver" para alimentarnos y sobrevivir. ¡Él vive! ¡Él es alimento vivo y que da vida! Cuando la iglesia dependa de Él de tal manera, entonces su regreso será eminente. "Y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo".