DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Papas fritas dulces

Día 116

"Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. Mas os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis. Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera" (Juan 6:35-37).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Éxodo 16:31, 35; Números 11:8; Josué 5:12; Lucas 22:19;1 Corintios 10:3.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Algunos de la multitud están desafiando a Jesús a hacer algo tan espectacular como el maná. Algo que bajara del cielo como el maná. Éxodo y Números nos dicen que el maná sabía a "papas fritas" pero dulces. ¿A quién no le gustan las papas fritas? Este maná era una figura de Cristo. Lo majaban, lo cocían y salía aceite nuevo y era dulce como la miel.

El maná era temporal. Sólo servía para un día durante la semana y para dos días el fin de semana. Era el alimento vital para los que cruzaban hacia la tierra prometida, pero el día en que entraron, cesó.

Cristo ahora propone un nuevo maná: (1) Es eterno, da vida eterna ("el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo"). (2) Quita el hambre y la sed espiritual completamente ("nunca tendrá hambre... no tendrá sed jamás"). (3) Está disponible para todos: "y el que en mí cree... y al que a mí viene, no le echo fuera".

Es muy reconfortante saber que podemos acercarnos confiadamente a Jesús, sin que Él nos rechace.

Los israelitas se hastiaron del maná ("y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos", Números 11:6). Pero ahora hay un nuevo Maná: Jesucristo, quien satisface todas las áreas de nuestra vida (" y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad"), que nunca cesa, nunca dejará de ser. Jesús dice: "Yo soy el pan de vida". "Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso" (Apocalipsis 1:8).