DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¡No quiero cocinar más!

Día 115

"Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. Le dijeron: Señor, danos siempre este pan" (Juan 6:32-34).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Éxodo 16:4; Salmo 78:23-25; Proverbios 19:6.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

 
 
Un grupo de personas, muy impresionadas por el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, busca a Jesús, y quiere saber cómo multiplicar panes. ¡Es un buen negocio! Éstos interrogan a Jesús y hasta citan la Biblia ("como está escrito: Pan del cielo les dio a comer").

Ellos le hacen una petición (oración) interesante: "Señor, danos siempre este pan". Notemos que no entendieron lo que dijo Jesús que el "Padre... da el verdadero pan". Y además, querían pan fácil: "Danos siempre este pan".

En otras palabras, "ayúdanos a no tener que comprarlo, ni a tener que cocinarlo, ya que tienes el poder de multiplicar pan, ¿para qué seguir trabajando?"

Muchos podríamos caer en la trampa de pedir para nuestra propia comodidad y beneficio.

Jesús les dice: "Mi Padre os da el verdadero pan del cielo". En otras palabras, no busquen en donde no deben, o en los milagros. ¡Sólo Jesús satisface! Sólo Él, que viene de Dios, es el pan que satisface.

En la oración del Padrenuestro, Jesús también nos dice que pidamos por “el pan nuestro de cada día”. Con esta petición llegamos a la misma conclusión: Es Dios quien provee diariamente lo que necesitamos, tanto en lo físico como en lo espiritual.

Sí, necesitamos pedirle diariamente para que con humildad podamos reconocer que es Dios quien provee y para que nunca nos olvidemos que es por medio de Él que recibimos todo lo que necesitamos.

Y lo que más necesitamos es el Pan de Vida, a Jesús, de mañana, a mediodía, de noche y con cada respirar de nuestra vida.