DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Respuesta inesperada

Día 113

"Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado" (Juan 6:28-29).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 5:3; 6:33; 19:27-28; Romanos 4:4-5.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

En el fondo del corazón de toda persona está el querer tener una buena relación con Dios. Es por eso que le preguntan a Jesús: “¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?” Podríamos llegar a pensar que a través de nuestras obras podemos ganarnos el favor de Dios. La respuesta inesperada de Jesús nos deja pensando, no hay nada que podamos hacer, a menos que, que creamos en Él.

Si no creemos, en vano trabajamos y nos esforzamos. Salmo 127:1 dice: “Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia”.

¿En quién tiene puesta su fe? ¿En qué tiene su esperanza?

Si tenemos fe como un granito de mostaza, podremos mover montañas. Vemos, entonces, que es más importante lo que hay en nuestra mente y en nuestro corazón. Creer en Jesús, amarle, seguir sus enseñanzas y servirle a Él y al prójimo es la respuesta a lo que debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios.  Y ya no vamos a ser nosotros agradando a Dios por nosotros mismos, sino el mismo Jesús actuando en nosotros y a través de nosotros.

La respuesta de Jesús, "esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado", pudiera expresarse así: "Abandonen todo lo que tienen, todo lo que son, vuélvanse pobres de espíritu, y confíen sólo en mí, dependan completamente de mí y tendrán una vida plena. No les garantizo ni fama, ni riquezas, pero tendrán plenitud total, ese es el costo del discipulado".