DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Miedo?

Día 111

“Y se levantaba el mar con un gran viento que soplaba. Cuando habían remado como veinticinco o treinta estadios, vieron a Jesús que andaba sobre el mar y se acercaba a la barca; y tuvieron miedo. Mas él les dijo: Yo soy; no temáis” (Juan 6:18-20).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 23; 46; 95:7; Mateo 14:26-27; Juan 10:27.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Vivimos en un mundo muy inseguro en donde encontramos toda clase de injusticia, maldad y violencia. Desde que éramos pequeños hemos experimentado el temor. Cuando era niño temía que alguno de mis padres muriera. Otro temor que sentía era la idea de que alguien pudiera robarme y alejarme por siempre de mis padres.

Como adulto, ¿ha sentido miedo del rechazo de otros, la pérdida de la salud, miedo al dolor, a la pérdida de un ser amado, fracaso en el trabajo o pérdida económica? ¿Tal vez miedo al abuso y maltrato?

Vamos por la vida sintiendo temor a diferentes circunstancias, pero ese sentimiento puede cambiar para cada persona que comienza una nueva vida con Jesús, nuestro Salvador.

Claro que ocasionalmente sentiremos ansiedad o temor momentáneo, pero ahora sabemos que Jesús está cerca, por lo tanto no hay necesidad de vivir con temor.

Vez tras vez nos dicen las Escrituras que no debemos tener miedo. El deseo de Dios es que vivamos con paz y en especial, que confiemos en Él, aun en momentos donde no veamos la solución. Dios se deleita cuando confiamos en Él y actúa a nuestro favor. Los salmos son una muestra tremenda del actuar de Dios a favor de los que en Él esperan. Salmo 46:10 dice: “Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra”.

Él está tan cerca que podemos escuchar su voz: "Yo soy; no temáis".

Si sabemos que Él es, dejémoslo entrar en la barca que está en medio de tempestades. Una vez en la barca Él nos dirá: “¡Tened ánimo; yo soy!”