DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Apoderándose del Rey?

Día 108

“Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo” (Juan 6:15).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Zacarías 4:6; Marcos 11:8-10; Romanos 1:25ss; 16:17-18; Hebreos 4:13.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

En el pasaje, la multitud viene “para apoderarse de él y hacerle rey”. ¿Cuál es su intención? ¿Honrarlo por lo que Él es, o buscar beneficio material para sí mismos? La respuesta es obvia por el discurso que sigue sobre el pan de vida. 

El problema de la multitud no es sólo buscar a Jesús por razones equivocadas, ¡el asunto es más serio! Es multiplicar en la muchedumbre el pecado de Satanás de “querer apoderarse” de Dios para pretender controlarlo para sus propios fines egoístas. 

El reino de Dios prospera, no hay lugar a dudas. En algunos lugares del mundo, debido a la pobreza y a la persecución, tal vez muchos no vean la prosperidad material, pero sí ven la prosperidad espiritual. Muchos están llegando hoy a las congregaciones cristianas en busca de prosperidad material. ¿Está mal esta intención? Gracias a Dios que muchos están encontrando al Señor, aunque hayan llegado con la intención equivocada. Pero Dios es el y los atrae hacia sí. 

El cuadro correcto es lo opuesto. Jesús debe apoderarse de nosotros. Lo hermoso de su diseño es que Él no lo hace por la fuerza. Él nos demostró su amor en la cruz, nos demuestra cada día más y más su amor, y espera que vengamos agradecidos a ofrecernos como sus súbditos por amor. ¿Por qué no? ¡Como sus esclavos por amor! 

Es difícil no preocuparnos por las necesidades cotidianas, pero si ponemos la mira en Jesús, en su amor y en cumplir sus mandatos, todo lo demás viene por añadidura. Busquémoslo para servirle a Él y a los necesitados y no por beneficio propio.